Comunicat de rebuig a les detencions i de suport als afectats

IMG_9999_edit baixa

Otra vez la misma historia: estas en el curro, en la uni, en el campo con la ovejas o disfrutando del sofá en la tranquilidad de tu dulce hogar. Suena el puto whatsapp, te mandan un mail, te llaman los compas, te enteras por el facebook… la noticia de siempre: han detenido a compañeros anarquistas en Sants, en Badalona, en Sabadell… Empiezas a llamar a los tuyos, preguntas que saben ellos, a cuantos han pillado, de que se les acusa, de quien se trata… Y lo más jodido es que siempre conoces alguno de los que han trincado, aún que sea de vista.

Hoy 24 de mayo del 2013 la noticia nos ha alarmado especialmente, pues han detenido a un anarquista en Mataró. Y claro, solo queda descubrir cual de tus compañeros va a pasarse un fin de semana entre rejas y a llevarse alguna que otra ostia de parte de esos señores de azul tan amables.

Estos sustos, estas bromas de mal gusto que nos gastan estos hijos de puta conocidos alternativamente y dependiendo del tiempo y el lugar como maderos, grises, secretas, mercenarios, pacos, picoletos, pasmas, etc; estos sustos, decimos, se están haciendo cada vez más habituales. Cada vez pasa más a menudo pero la reacción cada vez es la misma. Es que cada vez que te enteras de la notícia se te viene a la boca una combinación de palabras malsonantes dirigidas a esta panda de cabrones aún que estés solo en el parque paseando al perro y no puedan sentirte: ¡malditos hijos de la gran puta!

No nos acostumbramos, pero tampoco nos amedrentamos. Cada vez que nos tocan a uno nos sentimos más vinculados y más comprometidos con movimiento revolucionario que entre todos estamos intentando promover des de la humildad y en función de nuestras limitadas capacidades.

En estas ocasiones, nos damos cuenta que los anarquistas, aún sin pertenecer a las mismas organizaciones, nos sentimos vinculados unos a los otros por encima de discrepancias en los planteamientos teórico-prácticos. Cuando nos atacan, sentimos una empatía especial y nos sentimos solidarios de forma inevitable: es que en el fondo, cuando detienen a un anarquista están privando de su libertad a una persona que lucha por la desaparición de las instituciones que lo tienen encarcelado.

Y es en esto en lo que coincidimos todos: los Estados son las organizaciones terroristas más extendidas, más perjudiciales para la sociedad, con más recursos y con más impunidad sobre la faz de la tierra; y hay que luchar para borrarlos del mapa, para echarlos de nuestras vidas.

El Grupo Anarquista la Albada Social condena las detenciones de hoy así como las habidas y por haber. Exigimos la puesta en libertad sin cargos de los detenidos. Pedimos el reconocimiento de la sociedad para estas personas por su compromiso con la lucha social y por los derechos de todos.

Condenamos enérgicamente la campaña de acoso y desprestigio continuado contra el anarquismo y sus militantes por parte de las autoridades.

Y, aún que no puedan leer ahora estas lineas, les mandamos un fuerte abrazo a los detenidos para darles el coraje necesario para superar estos momentos amargos.

Muerte al estado y viva la anarquía!

220px-Anarchy-symbol.svg

Anuncis